facebook

Don Felipe de Borbón obsequiado con un tibor de San Ginés


La Voz de Talavera, 6 de efebrero de 2001.

ASI SE PROMOCIONÓ TALAVERA EN FITUR 2001.
Lo mejor que puede ofrecer Talavera, su más genuina seña de identidad y carta de presentación, la cerámica, fue el principal atractivo que nuestra ciudad presentó al resto del Mundo en la última edición de la Feria Internacional de Turismo, Fitur ‘2001, celebrada en el madrileño Parque Ferial Juan Carlos I entre el 31 de Enero y el 4 de Febrero. Símbolo de la apuesta decidida del Ayuntamiento de Talavera a la hora de promocionar nuestra cerámica, en la jornada inaugural de la feria el alcalde, José Francisco Rivas, entregó al Príncipe Felipe una pieza cerámica portadora de la recién instaurada Marca de Garantía. 

 José Francisco Rivas entrega al Príncipe Felipe el tibor de cerámica, en presencia del ministro Rodrigo Rato y Alvarez del Manzano

Mario Rincón.  Durante su recorrido por los diferentes pabellones y al llegar al de Castilla-La Mancha, en el que Talavera compartía espacio con el resto de la región, Don Felipe de Borbón fue obsequiado con un tibor decorado a la manera renacentista, obra de la talaverana Mónica García del Pino. Tras el fugaz encuentro con el Príncipe de Asturias, José Francisco Rivas resaltó que en el intercambio de palabras ambos coincidieron al poner de manifiesto que "la conquista del mercado pasa por garantizar plenamente el producto".

Por primera vez, en Fitur ‘2001 la presencia institucional castellano-manchega ha compartido un único pabellón de 2.078 metros cuadrados. Junta de Comunidades, las cinco diputaciones provinciales y los principales ayuntamientos de la región aunaron esfuerzos en pro de la promoción común de nuestros atractivos turísticos.

De esta forma, Talavera quedó integrada junto a otros 69 municipios de la provincia en el stand de la Diputación de Toledo, donde contó con un espacio propio de 45 metros cuadrados, en el que la artesanía, no sólo la cerámica, fue la gran protagonista. Junto a un gran ánfora, obra de Antonio García Cerro y Premio Nacional de Cerámica 1996, el stand de nuestra ciudad también lucía la forja cedida al Ayuntamiento por el artista Tomás Morales.

Las concejalías de Desarrollo y Promoción Económica y de Turismo, Comercio y Artesanía fueron las encargadas de coordinar la presencia talaverana en Fitur, que supuso un presupuesto de 1.750.000 pesetas.

Durante toda la Feria y muy especialmente el sábado 3 de Febrero, fecha en la que el pabellón de Castilla-La Mancha celebraba el ‘Día de la Provincia de Toledo’ y por ende el ‘Día de Talavera’, desde el stand de nuestra ciudad se informó a multitud de profesionales del sector hotelero y de las agencias de viajes, y por supuesto a miles de curiosos, sobre las ofertas, reclamos y posibilidades turísticas y comerciales de nuestra ciudad y también de la comarca. Diversos folletos y un vídeo promocional, editados por la Concejalía de Turismo y por Iniciativa para la Promoción Económica de Talavera, Ipeta, fueron los soportes informativos utilizados en esta edición ferial.

El sábado, José Francisco Rivas, amén de mantener contacto con la representación en Fitur de la localidad mejicana de Puebla, en vías de hermanamiento con nuestra ciudad y con quien compartimos la técnica cerámica que hasta allí llevaron los talaveranos hace varios siglos, también aprovechó la jornada para presentar ante la prensa regional el Plan de Dinamización Turísitica y Comercial.

Nuevamente, Rivas puso de manifiesto que con la presencia en Fitur ‘2001 y más a largo plazo con los 450 millones de pesetas que aportan al citado Plan entre Gobierno Central, Junta de Comunidades y Ayuntamiento, se pretende "vender la ciudad como un paquete completo, hacer de Talavera un producto competitivo en lo comercial y lo turístico, un lugar atractivo para la inversión y la diversión". Además, esta edición de Fitur, escaparate y promoción de la actividad comercial de Talavera, fue utilizada para presentar el calendario de eventos feriales programados durante el presente año por el Ayuntamiento. Este calendario, compuesto por ocho ferias, estará a expensas del inicio de las obras del complejo ferial, si bien se confía que tal circunstancia no tendrá una incidencia negativa en lo que se pretende sea en un futuro cercano un pulmón económico para la ciudad.